“Siempre elegimos la tecnología que mejor se adapta a los requisitos de nuestros clientes”

oriol-patau-cto-accent-systems

Entrevista con Oriol Patau, CTO (Chief Technology Officer) en Accent Systems

Hace más de 10 años que Accent Systems decidió comprometerse con transformar todo aquello que llegaba a sus manos en objetos conectados. Empezaron desarrollando productos electrónicos, porqué por aquel entonces, en 2007, las siglas IoT aún ni siquiera se escuchaban. Pero su perseverancia analizando un mercado en crecimiento y su constante investigación en nuevas tecnologías han hecho que la compañía se sitúe en un lugar privilegiado del sector del Internet de las Cosas.

Se dedican a desarrollar dispositivos, tanto propios como para terceros, conectados a Internet, lo que se conoce como dispositivos IoT. Y siempre utilizan las últimas tecnologías de comunicación para conectarlos a Internet.

Para que nos ayude a poner un poco más de luz sobre este aspecto, entrevistamos a Oriol Patau, CTO (Chief Technology Officer) de Accent Systems.

En Accent Systems sois expertos en tecnologías de comunicación, especialmente wireless. ¿Cómo han evolucionado éstas tecnologías desde que se formó la compañía?

Las tecnologías wireless y de bajo consumo han evolucionado mucho en la última década, y uno de los factores más importantes ha sido la irrupción de los smartphones. Cuando se fundó la compañía, los teléfonos inteligentes justo empezaban a salir. Existía el iPhone, pero aún no tenía conectividad. Con el paso de los años los smartphones se empezaron a conectar con cosas principalmente gracias al Bluetooth Low Energy (BLE) y en Accent Systems vimos que era una tecnología con potencial y empezamos a trabajar con ella.

Nos convertimos en un fabricante importante de beacons y empezamos a desarrollar todo tipo de dispositivos que se conectaran al teléfono con BLE (des de cajas fuertes hasta cerraduras inteligentes).

Una de las claves en la evolución de estas tecnologías ha sido la búsqueda insaciable del bajo consumo. Cuando empezamos, existía la tecnología ZigBee que entonces se consideraba de bajo consumo, pero con los años han ido apareciendo nuevas y mejoradas opciones.

¿Y qué camino están siguiendo a día de hoy? ¿Cómo crees que van a evolucionar en un futuro a corto plazo?

Desde hace año y medio, aproximadamente, la tendencia es no conectar los dispositivos simplemente a un teléfono móvil, sino directamente a la red. Hablamos de tecnologías como SigFox y, sobretodo, Narrowband-IoT y LTE-M, dos tecnologías de súper bajo consumo con las que una batería puede llegar a durar 10 años, y tienen mayor alcance. Además, según se apunta, la idea es que estas dos tecnologías acaben formando parte del 5G.

Y es aquí donde podemos empezar a hablar de IoT, IoE… Pero Accent Systems empezó cuando aún estos conceptos no habían traspasado la esfera pública…

Sí. Nuestra experiencia como ingenieros de telecomunicaciones hizo que el primer producto que desarrollamos ya estuviera conectado. Empezamos a conectar dispositivos al ordenador, porque el móvil aún no nos daba esa posibilidad. Nuestra clave ha sido estar siempre atentos a los nuevos estándares que han ido saliendo para estudiarlos y ver cómo nos podían ayudar a ofrecer mejores soluciones conectadas para nuestros clientes. En aquél entonces no pensábamos en IoT sino en producto conectado, pero al final el sector ha asumido esta palabra como suya.

Corrígeme si me equivoco, pero uno de los puntos fuertes de vuestra empresa es su constante investigación en nuevas tecnologías. ¿Porqué es tan importante el I+D en vuestro sector y por qué decidís invertir esfuerzos de ingeniería en ello?

Cuando aparece una nueva tecnología siempre salen primero a la luz sus características buenas, pero para poder ofrecer una buena solución a tus clientes tienes que saber sus pros y contras. Y eso solo se puede saber investigando y usando esa tecnología: ir al laboratorio; hacer pruebas a nivel técnico; mirar consumos, costes de desarrollo; conocer el despliegue…

Es importante también forzar la tecnología un poco más allá de sus límites. Por ejemplo, según características, el NB-IoT no puede hacer seguimiento de objetos a más de 40 km/h pero nosotros hemos comprobado que sí es posible. Pusimos uno de nuestros IoT trackers en un coche, conducimos a 120 km/h durante un rato, y el resultado fue positivo.

Cuando aparece una nueva tecnología, ¿qué procedimientos seguís?

Sin duda, lo primero y más importante es conseguir tener acceso a esa tecnología. No es fácil, tienes que tirar de contactos y hay un camino largo a nivel de gestión para conseguir probar esa tecnología. Vuelvo a poner de ejemplo el NB-IoT. Tuvimos que pedir acceso a una operadora de red, Vodafone, para que nos habilitara las antenas de nuestra zona con esta tecnología, conseguir piezas de hardware que aún no están a la venta… Tienes que mover muchas piezas.

Una vez consigues esto, lo demás es más sencillo. Solo hay que estudiarla a fondo, probarla y analizar su conexión y su bajo consumo: cobertura en interiores, comparación de consumo respecto a otras tecnologías… Son algunas de las cosas que como compañía de soluciones de ingeniería más nos interesan.

¿Y cuando y como decidís que esa se va a convertir en otra de las tecnologías de vuestro catálogo?

Las pruebas son las que nos ayudan a decidir. En realidad prácticamente nunca decimos que no vamos a usar una tecnología, porque creemos todas tienen su ámbito de aplicación. Nosotros decimos que somos tecnológicamente agnósticos. Lo que sí hacemos es evaluar en qué casos esa tecnología nos podría dar el resultado esperado, tanto a nosotros como desarrolladores como al cliente para su solución final. Y eso solo se puede conseguir si has trabajado a fondo previamente con esa tecnología.

Como desarrolladores, ¿qué factores os hacen decidir por una u otra tecnología ante un nuevo proyecto?

A nivel técnico analizamos: bajo consumo, cobertura, alcance, si va a tener movimiento y a qué velocidad… También tenemos en cuenta los factores geográficos, ya que no todos los territorios tienen acceso a las mismas tecnologías, o los costes del hardware o de suscripción, si la hay. Al final tenemos que evaluar muy bien el caso de uso que va a necesitar esa persona para cumplir con sus especificaciones a nivel de características del dispositivo, y con los costes que desea asumir para el desarrollo y posterior venta.

¿El cliente ya llega a Accent Systems sabiendo qué tecnología quiere usar en su proyecto? ¿O es Accent quien le asesora?

Tenemos todo tipo de clientes. Desde aquellos de un perfil más industrial que saben bien lo que quiere a nivel técnico, a aquellos que saben bien que quieren un producto conectado, pero no saben cómo. En este caso nosotros actuamos como asesores, revisamos nuestro porfolio y le recomendamos qué tecnología o tecnologías son las más apropiadas para el dispositivo que quiere desarrollar.

¿Por qué es tan importante escoger bien la tecnología que utilizará un dispositivo?

Hay muchas tecnologías y cada una tiene sus puntos fuertes, lo que te va a permitir evolucionar un producto hacia un lado u otro. También es importante hacer bien la elección para tener ventajas competitivas en el mercado. Es imprescindible conocer bien las necesidades del cliente y conseguir que la tecnología elegida sea la que mejor se adapte a todos sus requisitos.

Back to top